El momento en el que entregas el regalo, esa persona lo desenvuelve y aprecias sus emociones en la cara puede ser algo estresante.

Pasas semanas pensando en cuál puede ser el regalo perfecto y cuando crees que lo has encontrado, te entran las dudas. Incluso al comprar algo que esa persona ha dicho que quería sigues dudando de si es el regalo ideal.

Quieres sorprender, emocionar, evocar miles de sensaciones y todo no se puede, así que no te pongas metas inalcanzables.

No obstante, ello no quiere decir que no haya regalos que sean inolvidables para el que los recibe. Por esa razón, te hemos preparado unos pequeños consejos con los que será más sencillo acertar.

Más cercanía, más ilusión

Cuanto más cercana sea la persona a la que le vas a hacer un regalo, más exigirá y esperará de tu regalo. Unas expectativas nada sencillas de satisfacer.

No obstante, la cercanía también es una ventaja que tienes, puesto que conoces a esa persona como nadie y puedes adivinar su reacción ante determinados regalos. Por ello, nuestro consejo es que investigues a fondo en sus redes sociales, preguntes de forma disimulado lo que necesita y aproveches la cercanía con personas de su entorno para encontrar el regalo perfecto.

No somos adivinos y, a veces, podemos equivocarnos con nuestras elecciones, pero no te preocupes porque la amistad es el mejor regalo.

Pasa del pragmatismo

Las madres insisten tanto en regalar cosas que de verdad sean prácticas que nos lo hemos creído. Lo cierto es que no es tan cierto.

En el caso de las personas con más recursos, si necesita algo realmente, se lo comprará. Por ello, tú puedes escoger entre otros cientos de cosas. Apuesta por regalos sentimentales, hechos por ti o divertidos que para eso están los cumpleaños.

Algunas tiendas online como miregalodiferente.es personalizan sus productos para que añadas el nombre, una imagen o una frase especial a objetos muy originales.

Sea como sea, olvida en todos los casos habidos y por haber dar un sobre con dinero para que “se compre lo que quiera”. Jamás. Si algún sentido tiene obsequiar con un regalo a alguien es mostrar que lo conoces realmente y que te importa.

No envíes mensajes ocultos

Debes llevar cuidado con los regalos que pueden llevar aparejados segundas intenciones o que lo parezcan.

Todo el mundo ha regalado alguna vez en su infancia o más tarde un conjunto de productos de aseo, un neceser completo o un perfume. En ese momento alguien suele mencionar que es una indirecta cuando para nada era la intención inicial. Por esa razón, es imprescindible pensar que el regalo que vas a hacer no tiene ninguna connotación que no quieras darle.

Por otra parte, si tu intención es que la persona note que te gusta, es mejor que seas claro, puesto que lo que tú crees que significará eso, no todo el mundo lo entiende igual. Tienes que contar también con el momento anímico que está viviendo la persona porque puede tomarse mal algo que se ha hecho sin ninguna intención.

Estos son solo algunos consejos para que tu regalo esté más cerca de ser perfecto que nunca. No obstante, lo más importante que debes saber es que el regalo perfecto te va a llevar algo de trabajo porque sin esfuerzo no hay recompensa. Aunque esa recompensa no sea para ti.