• Calidad
  • Precio
  • Originalidad

Regalar un juego supone acertar la mayor parte de las veces, siempre y cuando nos hayamos informado del juego en cuestión y de los gustos de la persona a la que se lo vayamos a regalar. En cualquier caso, siempre conviene tener en cuenta una regla general que, salvo algunas honrosas excepciones, tiene mucho de cierto: mientras que los juegos diseñados en las últimas décadas recurren más a temáticas específicas y reglas complejas que en ocasiones limitan su atractivo para gran parte de la gente, los juegos clásicos apelan a lo abstracto y confían en desarrollos sencillos mucho más adaptables a distintos tipos de gustos y personalidades.

Es por ello que hoy os sugerimos que regaléis un juego como el Mah jong (también lo podéis encontrar como una sola palabra: Mahjong). Se trata de un juego cuyo origen se encuentra en Oriente. En China, para ser específicos. De hecho, hay quien sitúa dichos orígenes en el reino de lo paranormal: al parecer varios de los mecanismos de este ancestral juego están inspirados en ciertos tableros que los maestros de astronomía de la Antigua China usaban para leer el porvenir.

Pero más allá de esta interesante anécdota, lo que resulta más atractivo de este juego es que sus reglas básicas son muy, muy fáciles de aprender. Pero eso no es todo: si se desea que la complejidad de la partida sea mayor, pueden introducirse con facilidad nuevas reglas para conseguirlo. Precisamente la adaptabilidad del juego fue el aspecto que lo convirtió en el perfecto juego social en la China de hace siglos. Con frecuencia, las partidas de Mah Jong eran simples excusas para negociar tratados, llegar a acuerdos o incluso poner fin a rencillas.

La popularidad de este juego no tardó en extenderse por todo el mundo, y raro es el país que no cuenta con alguna liga organizada en torno al tema. Sin ir más lejos, en España tenemos incluso una federación nacional, que organiza un torneo anual.

El Mah Jong, no obstante, no está ni mucho menos solo dentro de la categoría de “Juegos Orientales Populares que conservan su vigencia”. Sin ir más lejos, en la página de “MentesDiferentes” podréis encontrar otras opciones de lo más interesantes, como por ejemplo el Go: otro regalazo a tener en cuenta.